La espera | OCUPACIÓN – PINTURA. Acción artística ritual.

RESISTRECE y Ateliê Pajé presentan OCUPACIÓN – PINTURA. Acción artística ritual, la exposición de Pajé (São Paulo – Brasil).

La espera
El libro de las mutaciones, el Iching, dice en su hexagrama número 5 que la espera es la imagen de la lluvia en lo alto del cielo. Mientras se espera que el agua caiga (en forma de lluvia) hay que compartir y disfrutar bebidas y comidas para que venga la paz y la alegría. Compartir lo que se tiene. Es lo que este oráculo sugiere hacer (cuando se lo consulta y nos arroja a dicha figura, hexagrama). Es parte del proceso de la espera.

Ritual. Pregunto al Iching para escribir sobre la residencia de Pajé y me sugiere el hexagrama descripto en el párrafo anterior. Y empiezan a llover (caer) relaciones, ataduras, hilvanes y costuras de ideas. Se podría pensar que esta residencia siempre fue regida por rituales y que cada obra es parte de algo que va más allá de los límites del objeto o pieza resultante. Pajé decidió pintar una cuadrícula gigante de colores (que revelan la huella del pincel) e invitar al espectador a escoger un color, cortarlo y llevárselo. A los pocos días, cuando la cuadrícula quedó reducida a marrones, grises y el único cuadrado negro,  dirigió los pasos y acciones para POZO SECRETO, una obra colectiva (ritual en un sentido más literal) compuesta de plantas, piedras, billetes, tierra, velas, cinta dorada, un e-mail, un pedazo de cadena anaranjada y fluorescente junto a un preciso grupo de orishas. (Un paisaje). Regalar generosa y selectivamente billetes de moneda extranjera (cruzeiros y soles) intervenidos con la frase (en rojo) VALORIZO de un lado y EL ARTE del otro, a quienes iba conociendo. Una comida navideña realizada especialmente para celebraciones importantes (un ritual aprendido en su familia), y muchos ritualitos más para el año nuevo según me contaron (que me hubiera encantado ver). Preparación y venta de bebidas y comidas que (como por arte de magia), le revelaron una de las tantas historias y personas que experimentaron y transitaron la Casa 13. Y la lista podría ser infinita. O cíclica como los mitos y sus rituales; como las estaciones (ahora el tórrido verano).

Parejas. De residentes; de novios; que habitaron la casa; de zapatillas; de puertas verdes y rejas anaranjadas. Le digo que las parejas siempre se componen de 3 elementos (como los trigramas del Iching), dos son los velados y visibles, el tercero está en otra capa, nunca a primera vista, como cuando se realiza una pintura y al ser contemplada se revela lo que hay en cada capa. Pienso en la pareja flotante pintada en El cumpleaños, La caminata y  Encima de la ciudad por Chagall (y el Paisaje en azul).

La mujer viejita. Parece que en la casa vive una mujer vieja, me cuenta Pajé. (A mí se me ocurre que es como el personaje de “la viejita” de El viaje de Chihiro; decido no revelarle este dato). Él no la puede ver, pero sí percibir. Es otra persona la que la ve y le confirma su percepción: le dice que la vio en la cocina. Me aclara que no es vieja de vieja sino que lo es de sabia y tiempo, o algo así. Es jovial y es su energía la que reina y rige en toda la casa.

Ahora viene un ritual más (estoy segura que no es el último) del que participarán la mujer viejita y las parejas de puertas verdes y rejas anaranjadas. Es el ritual de la espera. Se tiene lo suficiente (producido desde el 2 de diciembre del año pasado al 24 de enero del nuevo año): pinturas, comidas, bebidas, recolecciones, registros, afectos. Hay que compartirlo hoy y la puerta verde de la casa número 13 está abierta. Pajé ocupó la casa pintando. Ese es su proceso para transitar la espera (que anuncia que los éxitos serán amplios y grandes… que la perseverancia le traerá buena suerte y que cruzar el gran río le hará bien, ya que se aproxima un tiempo de cambio, que no es hoy; o quizás ya está siendo).

Julia Tamagnini
Enero, 2016. Córdoba.

Ocupación - pintura

+ info: rafaelpaje.com.br


Comments are closed.